Bolivia

Un país para visitar.

Historia de Bolivia (Parte1)

Una larga, rica, y convulsa historia explica de ideosincrasia de este país.



En Bolivia se han hallado patentizas de ocupación humana desde el doce cero-diez cero a.C. en el Yacimiento de Viscachani.15 Hasta el mil doscientos a.C. se desarrollan unas etnias sedentarias en el altiplano. Desde esta data, las etnias Suerte y Wankarani son las 2 más esenciales del periodo formativo.

 

La cultura de Tiwanaku, cerca del Lago Titicaca, marca un instante de florecimiento cultural de la zona altiplánica. En torno al mil cien a.C. esta cultura desaparece, si bien la causa no está todavía definida, investigaciones del historiador Max Uhle reportan que sus territorios fueron invadidos por grandes oleadas militares procedentes del sur (lo que en la actualidad es Tucumán al norte de Argentina y Coquimbo, al norte de Chile). Dichos invasores serían la etnia famosa como los aimaras.
No se sabe con precisión que motivó a los aimaras a buscar mejores tierras al norte y mover a los tiahuanaco, seguramente fueron cambios climáticos, o bien tal vez la invasión de otros pueblos.

 

Cualquiera que sea la causa, los aimaras atacaron repentina y con contundencia consiguiendo ganar todo el territorio del Collao para ellos, mientras los tiahuanacos desperdigados se vieron obligados a emigrar por el norte. Conforme patentizas arqueológicas descubiertas por Francis de Castelnau en mil ochocientos cuarenta y cinco, y apoyadas por Max Uhle, Tiahuanaco fue atacado cuando todavía estaba poblada.

 

Los aymaras, después de una lucha entre los diferentes conjuntos que habitan la zona (aymaras, urus, collas, lupacas, y pacajes), establecen un dominio que engloba unas partes del sudeste del Perú y oeste de Bolivia. El dominio del Reino Colla de los aymaras pervivió hasta mil cuatrocientos treinta y ocho con quince cuando el Inca Pachacútec incorpora el altiplano boliviano al Tahuantinsuyo, los incas afirmaban ser descendientes de los Tiwanakus (la primera etnia inca en Cuzco habría sido una caravana de inmigrantes llegados del reino altiplánico Tiahuanaco (motivo por el que la realeza inca charlaba en lenguaje puquina y no en quechua).16

 

 

El primer europeo en ingresar al actual territorio de Bolivia fue Alejo G. en mil quinientos veinte, quien llegó hasta Mizque al servicio de la corona portuguesa que es cuando se comienza a tener noticias de que seres barbados y vestidos con armaduras deambulaban el Imperio. El primer de España que llegó para colonizar estas tierras fue D. de Almagro, tras partir del Cuzco con el objetivo de conquistar Chile. Fallecido Almagro, F. Pizarro mandó a su hermano G. a conquistar y colonizar la zona del Collasuyo. P. Anzúrez creó La Plata (actual Sucre) en mil quinientos treinta y ocho, Potosí brotó en mil quinientos cuarenta y cinco, La Paz en mil quinientos cuarenta y ocho, Santa Cruz de la Sierra en mil quinientos sesenta y uno y Cochabamba en mil quinientos setenta y uno.

 

La colonización de España se caracterizó por presentar una base minero-agrícola. La urbe de Potosí, la más poblada de América en mil quinientos setenta y cuatro (ciento veinte cero habitantes), se transformó en un enorme centro minero por la explotación de las minas de plata del Cerro Rico de Potosí y en mil seiscientos once era la mayor productora de plata del planeta. El rey C. I había concedido a esta urbe el título de villa imperial tras su fundación. La zona oriental de Moxos fue anexionada al imperio de España en el Siglo XVI.A lo largo de algo más de doscientos años el territorio de la presente Bolivia formó la Real Audiencia de Charcas, entre los centros más prósperos y densamente poblados de los virreinatos españoles.

 

Potosí comenzó su decadencia en las últimas décadas del Siglo XVIII al quedar la minería de la plata en un estado de estancamiento, a consecuencia del agotamiento de las vetas más ricas, de las trasnochadas técnicas de extracción y de la desviación del comercio cara otros países. Con la llegada de la Casa de Borbón a la corona de España en mil setecientos, se ahonda la corporación de la Confía para revertir la caída de la economía minera, imponiéndose mayor rigurosidad al trabajo de la mita y al tributo indígena. En mil setecientos setenta y seis, la Real Audiencia de Charcas, que hasta entonces formaba una parte del Virreinato del Perú.

Lee la segunda parte del artículo aquí





Copyright © Arriba Bolivia 2015. Designed by Free Flash Templates
Politica de privacidad | Terminos de uso