Bolivia

Un país para visitar.

Historia de Bolivia (Parte2)

Una larga, rica, y convulsa historia explica de ideosincrasia de este país.



Entre mil setecientos setenta y nueve y mil setecientos ochenta y uno se generaron alzamientos indígenas a la cabeza de T. Katari, Túpac Amaru II y Túpac Katari que se oponían al cobro excesivo de tributos, los abusos de la mita y la falta de conocimiento de otros derechos. Los alzamientos fueron controlados por los españoles, mas precedieron a las luchas independentistas del Siglo XIX.

Las sublevaciones de las urbes de Chuquisaca (actual Sucre) y La Paz de mil ochocientos nueve fueron el punto de arranque de las guerras de independencia sudamericanas. Desde mil ochocientos once, desde la revolución de mayo acontecida en Buenos Aires en mil ochocientos diez se sucedieron hasta mil ochocientos veinte 3 expediciones socorrieres argentinas incluyendo la de I. Warnes en Santa Cruz de la Sierra, a pesar de esto y a los sacrificios de las republiquetas, (siendo la más triunfante en este sentido la Republiqueta de Ayopaya), los realistas disputaron contumazmente el control hasta la muerte de P. de Olañeta (nombrado último virrey). El país se declaró independiente el seis de agosto a través de la Reunión General de Miembros del Congreso de los Diputados de las Provincias del Alto Perú en mil ochocientos veinticinco con el nombre de República de Bolívar que fue alterado por República de Bolivia independizándose de Perú.


Desde su emancipación, Bolivia se sumergió en un estado crónico de revoluciones y guerras civiles. Los primeros cincuenta años de la República se caracterizaron por la inestabilidad a nivel político y por incesantes amenazas externas que ponían bajo riesgo su independencia, soberanía y también integridad territorial. En mil ochocientos veinticinco, el Imperio del Brasil invadió el oriente del país, ocupando la provincia de Chiquitos. En ese entonces, el Mariscal A. J. de Sucre mandó un ultimátum, conminando con mandar al ejército libertador a expulsar a los invasores. La provincia fue evacuada por los brasileiros. Más tarde, se generó la invasión de tropas peruanas de mil ochocientos veintiocho, dirigidas por A. Gamarra y cuyo objetivo primordial era forzar la salida de las tropas de la Gran Colombia. El enfrentamiento concluyó con el Tratado de Piquiza y la retirada peruana de suelo boliviano tras conseguir la renuncia del presidente Sucre y la instauración de un gobierno sin repercusión bolivariana.

bolivia

Santa Cruz y la Confederación Perú-Boliviana
En mil ochocientos veintinueve, tras el fin de repercusión colombiana en Bolivia, y frente a la amenaza de la anarquía, el Congreso lleva al poder a A. de Santa Cruz, natural de La Paz, y Mariscal de Zepita (título concedido por el gobierno peruano, de cuyo país fue Presidente del Consejo de Gobierno entre mil ochocientos veintiseis y mil ochocientos veintisiete).

Santa Cruz juró la Presidencia temporal de Bolivia el veinticuatro de mayo de 1829; ese día decretó una ley de amnistía y derogó la Constitución De por vida de mil ochocientos veintiseis. Santa Cruz fue el primordial forjador y organizador del Estado Boliviano, impulsó una serie de medidas reformistas, pacificó el país, reordenó el Ejército Boliviano, remodeló las maltrechas finanzas y también hizo mejoras en el campo económico y educativo.

Bajo la bonanza boliviana es que, en mil ochocientos treinta y siete, se conforma la Confederación Perú-Boliviana, que reunificaba a Perú y Bolivia, teniendo al Mariscal Santa Cruz como su Protector (conforme una carta suya de mil ochocientos veintinueve, tenía ya claro el sueño de transformar a Bolivia en la Macedonia de América del Sur, buscando re aunar el planeta andino - en mil ochocientos veintinueve se había casado con la dama cuzqueña F. Cernadas)


La Confederación Perú-Boliviana no consigue afianzarse debido a que eminentemente Chile, aparte de la Confederación Argentina y conjuntos no mayoritarios tanto de peruanos (en el exilio y contrarios al proyecto) como de bolivianos apoyados por conjuntos económicos de Chuquisaca (urbe que proponía una rivalidad comercial a La Paz) quienes se interponen, desatando la Guerra contra la Confederación Perú-Boliviana. En la primera fase de la guerra, la Confederación sale victoriosa forzando a capitular el ejército chileno (ver Tratado de Paucarpata), mas en la segunda fase, el ejército confederado es derrotado en la Batalla de Yungay, situación que define la disolución de la Confederación y el derrocamiento de Santa Cruz en mil ochocientos treinta y nueve. En el frente sur, el ejército boliviano, bajo el mando del general Otto Philipp Braun derrota a la Confederación Argentina en la Batalla de Montenegro, consiguiendo su retirada.

Tras la desaparición de la Confederación Perú-Boliviana, Bolivia vivió un período de anarquía y enfrentamientos políticos entre partidarios y contrarios de la unión con el Perú. El Presidente peruano A. Gamarra, ideólogo de la anexión de Bolivia al Perú, aprovechándose de la situación decidió invadir territorio boliviano llegando a ocupar múltiples zonas del departamento de La Paz. Dada esta circunstancia, los bolivianos deciden unirse frente a un oponente común y se dejan los poderes del Estado a J. Ballivián. El dieciocho de noviembre de mil ochocientos cuarenta y uno acaeció la Batalla de Ingavi y tras ganarla, Bolivia invade al Perú, mas se retira tras la firma del Tratado de Castigo. La Presidencia de Ballivián consigue afianzar la independencia y soberanía de Bolivia.



Territorios perdidos por Bolivia por guerra o bien diplomacia conforme la historiografía boliviana.
En mil ochocientos sesenta y seis y mil ochocientos setenta y cuatro, se firmaron 2 tratados para solucionar el pleito con Chile sobre el desierto de Atacama, rico en yacimientos de nitratos de sodio y de cobre. En ellos se adoptó como línea lindante entre los dos países el paralelo 24º de latitud sur. Además de esto, se dieron distintos derechos arancelarios y concesiones mineras a empresarios chilenos en la Atacama boliviana. Estas últimas disposiciones produjeron un pleito entre los 2 países, pues el ejército chileno había invadido territorio boliviano con la justificación de un impuesto arancelario por extracción de salitre de las compañías salitreras de capital chileno-británico. El catorce de febrero de mil ochocientos setenta y nueve, Chile ocupó el puerto boliviano de Antofagasta, iniciándose la llamada Guerra del Pacífico en la que Bolivia y su aliado Perú fueron derrotados por Chile. Siendo desposeída de su única posesión litoral, Bolivia dejó de tener salida al mar. El litoral boliviano englobaba cerca de ciento cincuenta y ocho cero km² y, aparte de Antofagasta, contaba con los puertos mayores de Mejillones, Alberga y Tocopilla. Con el tratado de mil novecientos cuatro, Bolivia perdió todo derecho al mar siendo impuesto por el dominio del territorio en pleito por la parte de Chile.


Bolivia mantuvo asimismo una guerra con Brasil por el territorio de Acre que concluyó con la cesión de ciento noventa y uno cero km² a este país a cambio de una indemnización económica y una pequeña compensación territorial. Además de esto, ha tenido enfrentamientos territoriales por cuestión de límites con la Argentina, Perú y Paraguay.

La solución pacífica del pleito con Argentina se alcanzó en mil novecientos veinticinco. En mil novecientos treinta, Bolivia y Perú nombraron una comisión conjunta para acotar la frontera y solventar el pleito sobre la península de Copacabana.

El inconveniente fronterizo boliviano-paraguayo se centró en el Chaco Boreal, una zona de tierras bajas ubicada al norte del río Pilcomayo y al oeste del río Paraguay, que se extiende hasta las serranías de Aguaragüé. Los dos países demandaron dicho territorio, parcial o bien completamente. El nueve de septiembre de mil novecientos treinta y dos, reventó la Guerra del Chaco, declarada oficialmente por el Paraguay el diez de mayo de mil novecientos treinta y tres, que se prolongó 3 años y en la que perdieron la vida en torno a sesenta cero bolivianos y treinta cero paraguayos. El veintiuno de julio de mil novecientos treinta y ocho se firmó el Tratado de Paz, Amigad y Límites, tal como el que se correspondió al setenta y cinco  por ciento  de la zona del Chaco Boreal al Paraguay.

Quizá te interese el artículo Compromisos y principios democráticos





Copyright © Arriba Bolivia 2015. Designed by Free Flash Templates
Politica de privacidad | Terminos de uso